Enfermedad carotídea

Inicio Cirugía Vascular Enfermedad carotídea
Enfermedad carotídea

Enfermedad carotídea

Las arterias carótidas son las dos grandes venas que suministran sangre al cerebro y la cabeza, a lo largo del cuello. Cuando una arteria carótida se estrecha, puede bloquear el flujo de sangre y causar un infarto cerebral.

La obstrucción del flujo sanguíneo, causa de un accidente cerebrovascular, puede deberse a tres causas:

  • La acumulación de una sustancia grasa, que en la ciencia médica denominamos “placa”.
  • Un coágulo sanguíneo atascado en una arteria carótida estrechada por placa.
  • La placa puede desprenderse de una arteria carótida y obstruir una arteria cerebral (más pequeña que una carótida).

Entre los factores de riesgo se encuentran los altos niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre, la presión arterial alta, la diabetes, el tabaquismo, la obesidad, el sedentarismo y los antecedentes familiares de enfermedad arterial coronaria.

No hay síntomas específicos de la enfermedad carotídea, pero existen los ataques isquémicos transitorios, que son advertencias de un accidente cerebrovascular por causa de una obstrucción en las arterias carótidas.

Entre los ataques isquémicos se encuentran los episodios transitorios de dolor de cabeza, mareos, hormigueo, entumecimiento, vista nublada, confusión o parálisis.

Pueden durar entre unos pocos minutos o un par de horas, pero en cualquier caso, el paciente debe acudir al médico de inmediato.

El diagnóstico puede realizarse mediante un chequeo de rutina, una prueba de ultrasonido Doppler, un estudio por resonancia magnética, angiotomografía o angiografía cerebral.

El tratamiento puede realizarse por medio de medicamentos, intervenciones transcatéter o intervenciones quirúrgicas, para contrarrestar los efectos de la enfermedad pero, ante todo, el paciente debe hacer cambios en su estilo de vida.

¡Escríbanos!

    Información de contacto

    • Dirección San José / Alajuela, Costa Rica.
    • Teléfono +506 7265 5208
      +506 7066 0809