Cirugía con abordajes “keyhole”

Inicio Cirugía con abordajes “keyhole”

Keyhole es una técnica de mínima invasión donde, con una incisión de solo 5 cm, se ejecutan operaciones más cortas, menos traumáticas, y más seguras que antes.

 

Cirugía Keyhole, una revolución médica

En 1978, los médicos Brock y Dietz fueron de los primeros en informar sobre una mini-craneotomía, llamada fronto-lateral, para abordar aneurismas intracraneales.

Después, con la utilización del endoscopio como instrumento de apoyo a la microcirugía apareció el concepto Keyhole; este tipo de procedimiento ha sido muy utilizado durante las últimas dos décadas para tratar múltiples lesiones intracraneales.

En el pasado, cuando un paciente tenía que someterse a una craneotomía debía enfrentar una operación de entre 6 y 12 horas, donde se le hacía una incisión de hasta 30 cm. En el proceso, la persona perdía mucha sangre y podía sufrir grandes complicaciones.

Además, era muy estigmatizante para el paciente por la enorme cicatriz en la cabeza, mientras que ahora solamente queda una pequeña cicatriz que puede ocultarse bajo el pelo.

 

¿En qué casos se recurre a una cirugía tipo Keyhole?

Este tipo de procedimiento se utiliza para todo tipo de patologías neuroquirúrgicas complejas. Por ejemplo, con la técnica Keyhole se logra operar un aneurisma cerebral en aproximadamente 1 hora u hora y media, además de reducir drásticamente la mortalidad.

Por otro lado, las posibilidades de reincidencia (que la patología vuelva) disminuyen considerablemente.

Otra de las ventajas es que evita complicaciones posteriores y acorta el postoperatorio, logrando una recuperación más rápida y devolviéndole calidad de vida a el paciente.

Contáctenos

    Por favor, prueba que eres un humano seleccionando la bandera.